Las Limas “K” en la endodoncia

Las limas tipo K se accionan en forma manual, con espirales apretadas, dispuestas de tal manera que el corte ocurre tanto al tirar de ellas como al empujarlas. Se usan para agrandar los conductos radiculares por acción cortante o por acción abrasiva. Las limas tipo K de diámetro pequeño precurvadas también se utilizan para explorar los conductos, para colocar cemento sellador girando el instrumento en sentido contrario a las agujas del reloj y en algunas técnicas de obturación. La sensación táctil de un instrumento endodóntico «trabado» en las paredes del conducto puede obtenerse pellizcando un dedo índice entre el pulgar y el dedo medio de la mano opuesta y haciendo girar entonces el dedo extendido. En el caso del movimiento de limado, el instrumento se coloca dentro del conducto a la longitud deseada, se ejerce presión contra la pared del conducto y, manteniendo esta presión, el instrumento se retira sin girar. El ángulo de las hojas efectúa una acción cortante al ser retirado el instrumento. No se requiere que la lima esté en contacto con todas las paredes a la vez. Para utilizar una lima con acción de ensanchador, el movimiento es igual que en el caso de este último de penetración, giro y retracción. La lima tiende a trabarse en la dentina con mayor facilidad que el ensanchador, por lo que debe ser tratada con mayor cuidado. Al retirarse, la lima corta la dentina trabada. Las limas y ensanchadores no se fracturan a menos que tengan un defecto de fabricación o si el instrumento se deforma o se fuerza más allá de su límite, esto es, que se rote sobre su eje una vez enganchados sus filos en la dentina. Una vez que el instrumento sufre una deformación no volverá a trabajar sino que seguirá deformándose hasta su fractura. Por lo tanto, un instrumento deformado debe ser descartado. El temple del instrumento no se afecta con la esterilización de bolitas de vidrio y contrario a un concepto muy común, pocos instrumentos se desafilan antes de deformarse. El ángulo de la zona de corte o raspado/ rascado puede verse como la dirección del filo de corte si se visualiza como una superficie. Si esta superficie se gira en la misma dirección que cuando se aplica la fuerza, el ángulo de la zona de corte es positivo. De otra manera, si la hoja realiza una acción de raspado lejos de la dirección de la fuerza, el ángulo de la zona de raspado se dice que es negativo. La mayoría de los instrumentos endodónticos tienen un ángulo de la zona de rascado ligeramente negativo. si el ángulo de la citada zona es positivo, el instrumento trabaja como una maquinilla de afeitar (rastrillo) sobre la superficie dentinaria. En esta circunstancia, el instrumento podría excavar dentro de la dentina. El instrumento ideal deberá tener un ángulo de rascado neutral o ligeramente positivo para alcanzar su máxima eficacia.

Uso de datos personales

"Usted acepta mantener actualizada su información y nos autoriza a incorporarla en la base de datos de clientes de "La Empresa". Además le autoriza almacenar, dar tratamiento, procesar y transferir su información a los Grupos de los que "La Empresa" forma parte (las "Terceras Empresas" listadas en la página web www.prosemedic.com), para que le ofrezcan productos y servicios. "La Empresa" podrá conservar, usar y transferir su información personal hasta veinte años después de la última transacción. Usted podrá acceder a su información, rectificarla, cancelarla, oponerse a su uso o revocar el consentimiento dirigiéndose de forma presencial a "La Empresa" en el horario establecido para la atención al público"