Medidas para prevenir enfermedades renales

Los riñones como órganos responsables de eliminar los desechos del cuerpo forman parte del normal metabolismo de los alimentos que se ingieren, por ende, se encuentra en la responsabilidad de cada quien, encargarse de cuidarlos y procurar su durabilidad para prevenir tanto su desgaste como enfermedades renales.

Los riñones también son responsables de eliminar los subproductos de los medicamentos, evitando que se acumulen en la sangre, además de regular la cantidad de sal que se excreta con la orina, lo cual es muy importante para prevenir la acumulación de líquidos en el cuerpo, y mantienen la concentración sanguínea normal de muchos minerales.

Por otro lado, los riñones también producen varias hormonas importantes para la salud, como la vitamina D y la eritropoyetina, que es la hormona que controla la producción de glóbulos rojos en la médula ósea. Entonces comprendiendo su importancia, es vital entender que, si una enfermedad altera estas funciones renales, los cuerpos sufren muchos cambios que pueden ser graves, incluso mortales si no tienen tratamiento.

Las enfermedades renales tienen muchas causas, pero se les puede agrupar. La enfermedad renal aguda corresponde a la aparición repentina de anormalidades renales en una persona sana, como la detención del flujo de orina a causa de una enfermedad infecciosa de la sangre, una pérdida masiva de sangre, lesiones por accidentes y reacciones alérgicas graves a ciertos medicamentos.

Estas son situaciones que por su gravedad requieren hospitalización y en las cuales la insuficiencia renal es sólo una de las manifestaciones del cuadro clínico. Por su parte también hay enfermedades crónicas hereditarias, como la enfermedad renal poliquística (PKD). Se han identificado varios genes causantes de la PKD y las leyes de transmisión hereditaria han sido bien definidas. Se presenta con la aparición de quistes llenos de fluidos en los riñones. Estos quistes se pueden detectar a los 20 o 30 años del paciente mediante ultrasonido.

Con el tiempo, los quistes crecen y presionan el tejido del riñón, afectando la función renal. Si existen antecedentes familiares de PKD, los parientes e hijos adultos jóvenes de padres afectados deben ser controlados para determinar la presencia de quistes. El control de la hipertensión, una dieta adecuada y el tratamiento del sangrado o infección de los quistes pueden disminuir el progreso de la enfermedad.

Por otro lado, muchas infecciones bacterianas o virales de la garganta, la piel o las válvulas cardíacas pueden causar enfermedades renales adquiridas agudas o crónicas. El daño renal no es causado por la infección en sí, sino por los anticuerpos que produce el cuerpo en respuesta a la infección. En casi todas las enfermedades renales causadas por infecciones los riñones se recuperan en algunas semanas o meses. La recuperación completa es más común en niños que en adultos, pero incluso la mayoría de los pacientes adultos recuperan una parte importante o bien toda la función renal.

Prevención

La diabetes y la hipertensión arterial son las dos causas más comunes de enfermedad renal. Si un paciente padece uno de estos problemas médicos, debería estar bajo cuidado médico porque un control cuidadoso de la presión arterial y la concentración sanguínea de azúcar, una dieta baja en proteínas y una reducción del peso corporal pueden disminuir notablemente o inclusive prevenir el desarrollo de la enfermedad renal crónica.

En el caso de enfermedad renal aguda, también es importante recibir atención médica rápidamente para iniciar pronto una terapia eficaz. El tratamiento para algunas de estas enfermedades puede incluir antibióticos o medicamentos afines a la cortisona. Si se trata con rapidez puede prevenir el daño permanente, mientras que un retraso en el diagnóstico y tratamiento pueden resultar en insuficiencia renal permanente.

Sin embargo, incluso en el caso de insuficiencia renal irreversible, la medicación moderna y el tratamiento permiten prolongar la salud y la vida por muchos años. La diálisis y los trasplantes han progresado en estos años, permitiendo que los pacientes con insuficiencia renal en fase terminal tengan una vida activa.

La meta de la investigación actual es mejorar los métodos de detección temprana y tratamiento de las enfermedades renales de manera de detener la progresión hacia la fase terminal mucho antes de que sea necesario realizar diálisis o trasplante.

En todo caso es mejor prevenir que curar, cuanto antes sean tratadas estas enfermedades, mejores serán las posibilidades de prevenir la insuficiencia renal crónica. A pesar de no tener enfermedad renal evidente en su control de rutina, la población de riesgo debe tomar algunas medidas de prevención, como:

  • Evitar sobrepeso.
  • Controlar adecuadamente la presión arterial.
  • Mantener la glucemia en valores normales.
  • Evitar cifras de colesterol y ácido úrico elevadas.
  • Realizar ejercicio físico adecuado.
  • Alimentarse correctamente (considerar los aportes de sal y proteínas), todo según criterio del profesional que lo asista.
  • Es importante recordar que, mientras más tardíamente se llegue al diagnóstico y tratamiento de las enfermedades renales, probablemente peor sea su pronóstico.

Fuentes: Hospital Aleman
Sanatorio Allende

Uso de datos personales

"Usted acepta mantener actualizada su información y nos autoriza a incorporarla en la base de datos de clientes de "La Empresa". Además le autoriza almacenar, dar tratamiento, procesar y transferir su información a los Grupos de los que "La Empresa" forma parte (las "Terceras Empresas" listadas en la página web www.prosemedic.com), para que le ofrezcan productos y servicios. "La Empresa" podrá conservar, usar y transferir su información personal hasta veinte años después de la última transacción. Usted podrá acceder a su información, rectificarla, cancelarla, oponerse a su uso o revocar el consentimiento dirigiéndose de forma presencial a "La Empresa" en el horario establecido para la atención al público"