Paro Cardíaco: salvar vidas si es posible

Trágicamente el pasado 19 de febrero de 2018, mientras se encontraba jugando un partido de fútbol matinal Daniel Peredo, se empezó a sentir con malestar presentando cuadros de vómitos. Ante sus síntomas fue llevado a la clínica, sin embargo, lamentablemente antes de llegar sufrió un paro cardiaco.

A raíz de esta sensible pérdida, debemos poner mucha atención en este tipo de emergencias, ya que todos estamos expuestos en cualquier momento y en cualquier lugar y debemos estar preparados para atender este tipo de situaciones.

Prevención y salud 

Se exponen también términos a considerar que son de vital importancia: Un paro cardíaco es un fallo del sistema eléctrico interno del corazón, que controla el ritmo de los latidos, y es importante diferenciarlo de un ataque cardíaco (infarto), que es un fallo del suministro de sangre al corazón.

De acuerdo con el Instituto del Corazón de Texas, el primer signo que presenta una persona que sufre un paro cardíaco es desmayarse o perder el conocimiento, lo cual sucede cuando el corazón deja de latir. La respiración también podría detenerse en ese momento. Algunas personas pueden experimentar un mareo inmediatamente antes de desmayarse por lo que una persona que sufre un paro cardíaco debe recibir atención médica inmediatamente. 

Hay más posibilidades de sobrevivir si el paciente recibe desfibrilación, es decir, un choque eléctrico para restaurar el ritmo cardíaco normal. La desfibrilación se realiza mediante el uso de un DEA (desfibrilador externo automático), que puede ser usado por profesionales de la salud y personas sin preparación previa. Además, se le debe brindar resucitación cardiopulmonar (RCP) hasta que la desfibrilación esté disponible.

La aparición de un paro cardíaco súbito no se puede evitar, pero sí sus consecuencias. La supervivencia de la persona afectada depende de lo que se haga en unos pocos minutos. La nueva tecnología de PRIMEDIC ahorra más maniobras a los primeros intervinientes: El HeartSave SA totalmente automático emite después de una señal acústica de aviso un electrochoque cuando ha determinado la presencia de una fibrilación ventricular con riesgo de muerte. La novedad tecnológica del sistema es que no es necesario pulsar la tecla del electrochoque.

En una situación de emergencia los auxiliadores solo tienen que realizar la reanimación cardiopulmonar y colocar los SavePads (electrodos) del HeartSave AS, muy sencillos de usar, que ya están conectados. Acto seguido unas instrucciones por voz indican al usuario lo que debe hacer para auxiliar al afectado.

 

Uso de datos personales

"Usted acepta mantener actualizada su información y nos autoriza a incorporarla en la base de datos de clientes de "La Empresa". Además le autoriza almacenar, dar tratamiento, procesar y transferir su información a los Grupos de los que "La Empresa" forma parte (las "Terceras Empresas" listadas en la página web www.prosemedic.com), para que le ofrezcan productos y servicios. "La Empresa" podrá conservar, usar y transferir su información personal hasta veinte años después de la última transacción. Usted podrá acceder a su información, rectificarla, cancelarla, oponerse a su uso o revocar el consentimiento dirigiéndose de forma presencial a "La Empresa" en el horario establecido para la atención al público"